Estadidad - Seguridad - Progreso

Bienvenidos a mi pagina;"Estado51"

Puerto Rico puede mejorar su condición política,jurídica,económica y social con el logro de la Estadidad,asegurando para sí un porvenir dichoso,también beneficiará a nuestra isla desde la perspectiva regional,nacional, hemisférica e internacional.Además, es el único medio que garantiza la unión permanente entre PR y EE.UU. y asegura la Ciudadanía Americana a las futuras generaciones de los nacidos en Puerto Rico.

miércoles, septiembre 22, 2010

El beneficio práctico de la descolonización I y II

PARTE I

El beneficio práctico de la descolonización
Por Dr. Ricardo Rosselló Nevares
(Esta es la primera en una serie de columnas)
Viernes 10 de Septiembre de 2010 10:54

El deporte patrio – la discusión apasionada del estatus - está llegando a su cúspide. Digo esto, porque ahora más que nunca, veo que hay verdadera sed de saber cuál es el beneficio tangible de la descolonización para el puertorriqueño. Pero en términos específicos… como padre o madre de familia, como servidor público, como veterano, como empresario, como mujer, trabajador o ciudadano regular, nuestra gente se está preguntando ¿por qué y cómo el estatus me afecta a mí… y por qué cambiarlo significaría algo positivo para mí?

Esta columna la presento como introducción a una serie de artículos sobre este tema, pero no estaré indagando sobre lo mismo que se lleva repitiendo por años. Lo que busco con esta serie de escritos es analizar el impacto directo del status sobre cada individuo, cada familia y sobre múltiples sectores de nuestro diario vivir; sectores tan amplios y neurálgicos como la educación, la salud, y la economía. Además, veremos el impacto del status sobre otros renglones que impactan al pueblo: la desigualdad; Puerto Rico en la comunidad global; la inmigración; la educación especial; el sector privado; la familia; el rol de la mujer y el desarrollo de los niños, entre otros.

Obviamente, la óptica que presento tendrá una fuerte tendencia estadista ya que estoy plenamente convencido de que el paso más lógico, ventajoso y productivo en cuanto a nuestro futuro político es el convertirnos en estado federado de la Nación Americana. De hecho, gran parte de mi análisis se concentrará en comparar a Puerto Rico con los 50 estados de la Nación. Decido hacer este paralelo porque los patrones de desarrollo social y económico en todas estas jurisdicciones tienen características muy similares, que hacen que los estados se parezcan mucho entre sí. Por ende, podemos deducir que si Puerto Rico se convierte en estado, estaría en una posición socioeconómica muy similar al resto de los estados de la Unión. Verán también que para mantener el rigor del argumento sobre la descolonización, compararé a Puerto Rico con otros países que tienen o tuvieron características de desarrollo similares a las nuestras.



Reitero que, pese a mis inclinaciones anticolonialistas, mi intención aquí está bien lejos de exaltar los beneficios de la estadidad. El fin real es presentar la cara empírica del debate; poner los datos sobre la mesa para que el lector comience a ver más claramente las implicaciones de ser la colonia que somos y cuáles serían las serias repercusiones para nuestro futuro si continuamos "tragándonos el cuento" del inmovilismo actual. Busco que el lector se pregunte: ¿Por qué tenemos los peores niveles de educación en la nación (¡por mucho!)… y la desigualdad social más alta? ¿Por qué, bajo el régimen colonial, hemos estado 5tos en el mundo en asesinatos per cápita, y entre los últimos cinco en producto bruto?

Espero asimismo que el lector comprenda que 1) TODOS los sectores gubernamentales y sociales están inextricablemente ligados al tema del estatus; 2) que el estado actual es nocivo y nos afecta a todos de manera individual, directa y tangible; 3) que tenemos que acabar con el estado colonial en el que vivimos, o se nos va la patria; y 4) que la razón primordial del retroceso social en la colonia es la falta de derechos democráticos y civiles inherentes en el sistema.

Resalto en mis escritos que la desigualdad ciudadana que sufrimos nos afecta políticamente porque no tenemos voz ni voto ante las esferas de poder en Washington que toman las decisiones sobre nuestro destino. Asimismo, la desigualdad ciudadana nos afecta económicamente, porque no tenemos el mollero para allegar a la Isla los fondos federales en igualdad de condición para aplicar a nuestras escuelas, sistemas de salud, carreteras, infraestructura, universidades, producción energética y de agua, transportación, más programas de beneficencia social. Y esta carencia de representación cívica nos afecta psicológicamente como pueblo, tanto en lo colectivo como lo individual, pues nos mantiene en una especia de limbo, sin acabar de decidirnos sobre el camino certero por el cual queremos que nuestra gente se dirija en un mundo cada vez más complejo y globalizado.

Lo más sorprendente de los estudios que he realizado es que esta carencia de derechos civiles en Puerto Rico pasa casi desapercibida, aún cuando la abrumadora mayoría de los puertorriqueños, pertenecientes a los dos partidos políticos principales, los cuales juntos representan a más del 90% del electorado, defienden a brazo partido su derecho inalienable a ser ciudadanos americanos. Cabe entonces preguntarnos dónde está la lógica y el sentido común en todo esto. ¿Cómo es posible que un pueblo que quiere mantener a toda costa su ciudadanía americana, ignore el hecho de que su ciudadanía está por debajo de la de los otros "americanos"; aún por debajo de los propios hermanos y hermanas de la Isla que se mudan a los estados? Si nuestro deseo abrumador como pueblo es mantener nuestra ciudadanía americana, ¿por qué aceptamos ser ciudadanos americanos de menor calibre en nuestro propio terruño?

¿A qué se debe este conformismo ilógico que tanto daño hace a nuestro pueblo? Y la interrogante más fundamental y común… ¿Cómo te afecta a ti la colonia y cuáles son las alternativas y propuestas viables para que tú y los tuyos salgan más beneficiados?

Éstas y otras preguntas las exploraremos cuando indaguemos sobre nuestra condición actual y veamos si en realidad queremos quedarnos como estamos, o si preferimos salir adelante tomando la ruta de la descolonización.

Sin importar tu ideal, te invito a dar este recorrido conmigo.
http://www.vocero.com/opinion/35/12790.html

PARTE II

El beneficio práctico de la descolonización: La economía de tu bolsillo
Por Dr. Ricardo Rosselló Nevares
(Esta es la segunda de una serie de columnas)
Miércoles 22 de Septiembre de 2010 04:00

La economía es un tema neurálgico para cualquier sociedad. Ciertamente se puede analizar de diversas maneras: ¿Cómo está nuestra economía en términos de actividad real y crecimiento? ¿En qué estado se encuentra el sector público? ¿El sector privado? ¿Cuánto ganamos? ¿Cuántos empleos hay? ¿Qué efecto tiene la desigualdad social? Todos estos temas son importantes y enfocaremos columnas a contestar estas preguntas específicas. Hoy nos enfocamos en, tal vez, la pregunta más fundamental, ¿Cómo afecta la colonia a tu bolsillo? Es decir, ¿cuánto te cuesta a ti mantener el status colonial de Puerto Rico?

El costo, tal parece, se traduce a mucho más que varios miles de dólares… la colonia se paga con tu poder y tu libertad de decidir.

Bajo la nuestro sistema socioeconómico colonial, los parámetros económicos actuales no son nada alentadores. Los costos de agua y luz son exorbitantes. El índice del precio al consumidor está altísimo en 150 (para el año 2008; 2000=100), mientras que el ingreso per cápita es de tan sólo $17,000 anuales. La participación de nuestra fuerza laboral ronda en un bajísimo 41.4%, la tasa más baja desde 1983. Eso significa que, de todas las personas que tenemos en la Isla hábiles para trabajar, sólo 4 de cada diez están trabajando (Posición 151 de 180 jurisdicciones en el mundo). Encima de ello, tenemos una taza de desempleo sobre el 16.8% y pagamos un 7.7% de IVU, más alrededor de 6.6% de arbitrio en cientos de artículos que entran a la Isla.

Si decidimos desarrollarnos como país independiente, podemos seguir el gran ejemplo de Singapur. Al igual que Puerto Rico, Singapur era una isla colonial (británica), con pocos recursos naturales que ostentaba una de las peores economías del mundo. Ante este preocupante panorama, el gobierno de Singapur planificó para el futuro invirtiendo en el desarrollo de la fuerza laboral, la educación, y en incentivos corporativos, para impulsar la economía. El crecimiento industrial que logró Singapur permitió añadir a las nóminas un gran número de trabajadores adiestrados y generó un sólido movimiento económico basado en la exportación de productos, la construcción y los servicios. Singapur goza hoy de un ingreso per cápita de $52,200, uno de los más altos del mundo, y un desempleo de sólo 3%. En tres décadas, Singapur - una isla con un perfil similar al de Puerto Rico - pasó de estar entre los últimos países tercermundistas, a la elite mundial en términos de desarrollo económico y educación.

De otra parte, si comparamos a Puerto Rico con la situación promedio en los 50 estados, vemos que en el resto de la Nación, el agua cuesta entre dos y tres veces menos que aquí, y la energía eléctrica, además de llegar de diversas fuentes, es dos veces más barata. La tasa de participación de la fuerza laboral ronda en un 70% (¡casi 30 puntos porcentuales más que aquí!) y el desempleo, a pesar de la crisis, está en 9.8% (siete puntos porcentuales mejor que en Puerto Rico). Asimismo, en los estados, una de cada ocho personas vive bajo el nivel de pobreza, mientras que esa cifra aplica a una de cada dos personas aquí en la Isla -- más de la mitad de nuestra población vive bajo el nivel de pobreza. Esto es sólo para darnos idea de cuán mejor pudiéramos estar si desarrollamos nuestra economía con las libertades y plenos derechos democráticos de un estado federado de la Nación a la cual pertenecemos.

Pero este análisis tiene un impacto más significativo cuando lo relacionamos directamente al diario vivir del puertorriqueño; a la manera en que el bolsillo del puertorriqueño se afecta bajo la condición colonial que vivimos hoy. Imagínate que quieres comprar un carro, digamos, por ejemplo, un Ford Focus. Si sales hoy a comprarlo, ese auto te cuesta entre $17,000 a $18,000 en Puerto Rico, cuando ese modelo no pasa de $15,000 en cualquier estado de la Nación. Es decir, el Puertorriqueño promedio estaría gastando más de su ingreso TOTAL ANUAL en el carro. En cambio, nuestro conciudadano residente en cualquiera de los estados, sólo invierte una fracción de su ingreso, lo que le permite flexibilidad para comprar o invertir en otras cosas como cuentas de agua y luz, compras de comida, la educación de sus hijos, y hasta unas merecidas vacaciones.

Lo mismo puede decirse de otros productos como muebles, enseres, computadoras y artefactos electrónicos, que tienden a ser más caros por los arbitrios, los costos de transportación marítima, la limitación del comercio interestatal (Puerto Rico se trata como “mercado internacional”) y otros costos indirectos inherentes de nuestra estructura política y socioeconómica.



No debe sorprendernos entonces ver tanta gente alternando de mes a mes el pago de la luz y el agua, viviendo de cheque en cheque, o peor aún, de préstamo en préstamo y haciendo, como dicen, "de tripas corazones". En esencia, viviendo como esclavos de los pagos… mes tras mes.

He aquí el problema fundamental: la cuestión no es tener dinero por el mero hecho de ser dinero; es el efecto que ese dinero tiene en la libertad tuya de tomar decisiones y auto-superarte. Bajo la colonia, para la gran mayoría de los puertorriqueños, la falta de libertad economica implica una falta de poder y libertades generalizada. En la colonia, tú no decides, estás limitado...

Ciertamente hemos visto tiempos mejores y podemos implantar soluciones que mitiguen las dolencias económicas actuales como por ejemplo:(1) podemos eliminar las contribuciones a la clase media (lo que representa casi 56% de nuestra población); (2) capacitar a nuestra gente en las nuevas industrias emergentes del siglo XXI; (3) establecer inventivos para la investigación y el desarrollo; (4) a largo plazo, diversificar nuestra dependencia en combustibles fósiles, lo que reducirá nuestro costo de vida sustancialmente.

Durante los 90’s se implantaron muchas medidas similares a las que menciono y tuvimos un resurgir socioeconómico en la Isla que mejoró la condición general. No obstante, la realidad es que aún con toda esa mejora que experimentamos en esa década, Puerto Rico estaba - y sigue estando - bien limitado en lo que podría lograr. Comenzábamos a movernos en la dirección acertada, pero no podremos alcanzar nuestro verdadero potencial hasta que no tomemos las riendas como pueblo, y exijamos tanto nuestras libertades democráticas como las libertades económicas inherentes en una sociedad libre.

La estructura sociopolítica actual reprime nuestra capacidad de ser soberanos, de ser libres y de tomar decisiones fundamentales para nuestro desarrollo futuro - bien sea como estado federado o como país independiente.

http://www.vocero.com/opinion/35/13727.html

4 Comments:

  • At 4:07 p. m., Blogger José M. López Sierra said…

    Estimados Compañero,

    Después de la aprobación del 23 de junio de 2014 por consenso de la resolución número 33 del Comité de Descolonización de la Organización de Naciones Unidas (ONU) pidiéndole al gobierno de Estados Unidos que descolonice inmediatamente a Puerto Rico, debemos trabajar juntos para obligar a Estados Unidos a cumplirla.

    Los hechos de que el gobierno de Estados Unidos ha mantenido a Puerto Rico como su colonia por 116 años, ha tenido encarcelado por 33 años a Oscar López Rivera por luchar por la descolonización de Puerto Rico, y ha ignorado 33 resoluciones de la ONU, confirman que el gobierno de Estados Unidos nunca querrá descolonizar a Puerto Rico. ¡Necesitamos un tsunami de gente para obligar al gobierno de Estados Unidos a cumplir con las 33 resoluciones!

    Debemos protestar pacíficamente y permanentemente por lo menos 3 veces anualmente hasta lograrlo.
    La primera será una marcha en Puerto Rico en el día que celebramos la abolición de la esclavitud, 22 de marzo, hasta llegar al Tribunal de Estados Unidos. La segunda será una marcha en Puerto Rico el día antes de la vista anual sobre la descolonización de Puerto Rico en la ONU. La tercera será una protesta en la ONU en el mismo día de la vista anual sobre la descolonización de Puerto Rico.

    Estas protestas son indispensable porque, los que tienen colonias no creen en la justicia para todos.

    Un abrazo fraternal,
    José M López Sierra
    Jlop28vislophis@gmail.com
    Comité Timón del Pueblo
    Compañeros Unidos para la Descolonización de Puerto Rico
    www.TodosUnidosDescolonizarPR.blogspot.com

     
  • At 9:28 a. m., Blogger José M. López Sierra said…

    Saludos Compañeros,

    ¿Quién es el radical, Oscar o el gobierno de Estados Unidos?

    Hay algunos que quieren que dejen al prisionero político puertorriqueño Oscar López Rivera en la prisión para siempre, porque él es un terrorista radical responsable por la muerte y haber herido gente. Eso no es verdad, pero aunque lo fuera, él todavía no tendría culpa. ¿Es Oscar realmente radical?

    El gobierno de Estados Unidos (EEUU) fue el que ilegalmente invadió a la nación de Oscar hace 116 años para hacerla su colonia. EEUU ha utilizado todos los medios posibles por más de un siglo para entrenar a los puertorriqueños a querer ser colonia del gobierno de Estados Unidos. EEUU ha moldeado las mentes de los puertorriqueños a través de su control del sistema educativo y la comunicación masiva. Y cuando esto no ha sido suficiente, ha utilizado el terrorismo de estado para reprimir a los puertorriqueños que queremos la independencia para Puerto Rico. Toda nación tiene su derecho inalienable a la autodeterminación e independencia según la ley internacional. Eso es así porque es natural que toda nación quiera su independencia. Por eso es que la mayoría de naciones lo son.

    Por lo tanto, Oscar hace lo natural de luchar por la descolonización de Puerto Rico.

    El gobierno de Estados Unidos es el que hace lo que no es natural o lo que es radical tratando de impedir el desarrollo natural de Puerto Rico a su descolonización.

    Lo que está haciendo el gobierno de Estados Unidos es tan radical que está cometiendo un crimen en contra de la humanidad. La Organización de Naciones Unidas (ONU) declaró el coloniaje así por su amenaza a la paz mundial. Por lo tanto, al mantener a Puerto Rico en el coloniaje, EEUU está creando las condiciones para que gente como Oscar usen todos los medios necesarios para descolonizar su país. La ley internacional le da el derecho a toda colonia usar todos los medios necesarios para descolonizarse. Por eso es que el coloniaje es un crimen.
    Después del gobierno de Estado Unidos ignorar 33 resoluciones de la ONU pidiéndole la descolonización inmediata de Puerto Rico, y su negativa para excarcelar a Oscar a pesar de la fuerte presión mundial para hacerlo, tenemos que protestar continuamente hasta lograrlo.

    La primera será una marcha en Puerto Rico hasta el Tribunal de Estado Unidos cada 22 de marzo cuando celebramos el Día de la Abolición de la Esclavitud. El segundo será otra marcha el día antes de la vista anual sobre la descolonización de Puerto Rico en la ONU. La tercera será una protesta en Nueva York en el mismo día en que se celebra la vista sobre la descolonización de Puerto Rico. Y por supuesto, estaríamos dispuesto de unirnos a todas las demonstraciones para excarcelar a Oscar López Rivera. ¡Estas protestas son necesarias, porque los que tienen colonias no creen en la justicia para todos!

    Jose
    www.TodosUnidosDescolonizarPR.blogspot.com

     
  • At 7:32 a. m., Blogger José M. López Sierra said…

    No es verdad que hay 3 opciones de estatus político para Puerto Rico

    El gobierno de Estados Unidos (EEUU) le ha hecho creer a muchos puertorriqueños que existen 3 opciones de estatus político para Puerto Rico. ¡Eso, no es cierto! EEUU quiere con eso poner a los puertorriqueños a pelear entre nosotros mismos. ¡Su estrategia ha sido genial! Tenemos 116 años como colonia de EEUU y la evidencia de que el 80% de los puertorriqueños salen a votar en las elecciones coloniales demuestra que la gran mayoría de nosotros todavía no nos hemos dado cuenta de ese embuste.

    En realidad, solo hay una opción. ¡Eso lo dice la ley internacional a través de la Organización de Naciones Unidas (ONU)! La ONU determinó en el 1960 que el coloniaje es un crimen en contra de la humanidad. Desde entonces, la ONU le ha pedido al gobierno de Estados Unidos que inmediatamente descolonice a Puerto Rico. Eso quiere decir que el gobierno de EEUU está obligado a entregarle a Puerto Rico a soberanía que ilegalmente le quitó como resultado de su invasión militar del 25 de julio de 1898.

    EEUU, hasta hoy, ha ignorado las 33 resoluciones de la ONU para descolonizar a Puerto Rico. Para esconder eso, y para aparentar ser democrático, EEUU ha querido empujarnos plebiscitos para que los puertorriqueños decidan si queremos continuar siendo su colonia, convertirnos en un estado de EEUU, o descolonizarse (independencia) como lo ha determinado la ONU.

    El problema con los plebiscitos que empuja EEUU es que:

    1. No cumple con la ley internacional de que una nación no puede tener una colonia.
    2. No cumple que la solución de la ley internacional es que la nación que tiene la colonia tiene que entregarle su soberanía.
    3. No cumple con la ley internacional en cuanto a que para decidir libremente lo que quiere un pueble, primero tiene que ser libre (descolonizado).
    4. Tiene 2 opciones que va en contra de lo que un pueblo colonizado puede escoger- continuar siendo una colonia e integrarse al imperio. Solo la opción de integrase al imperio sería posible cuando la colonia primero tenga su soberanía y luego lo decida así.

    Por eso, tenemos que hacer 3 protestas anualmente hasta lograr que EEUU cumpla con la descolonización inmediata de Puerto Rico.

    José M López Sierra
    www.TodosUnidosDescolonizarPR.blogspot.com

     
  • At 7:32 a. m., Blogger José M. López Sierra said…

    No es verdad que hay 3 opciones de estatus político para Puerto Rico

    El gobierno de Estados Unidos (EEUU) le ha hecho creer a muchos puertorriqueños que existen 3 opciones de estatus político para Puerto Rico. ¡Eso, no es cierto! EEUU quiere con eso poner a los puertorriqueños a pelear entre nosotros mismos. ¡Su estrategia ha sido genial! Tenemos 116 años como colonia de EEUU y la evidencia de que el 80% de los puertorriqueños salen a votar en las elecciones coloniales demuestra que la gran mayoría de nosotros todavía no nos hemos dado cuenta de ese embuste.

    En realidad, solo hay una opción. ¡Eso lo dice la ley internacional a través de la Organización de Naciones Unidas (ONU)! La ONU determinó en el 1960 que el coloniaje es un crimen en contra de la humanidad. Desde entonces, la ONU le ha pedido al gobierno de Estados Unidos que inmediatamente descolonice a Puerto Rico. Eso quiere decir que el gobierno de EEUU está obligado a entregarle a Puerto Rico a soberanía que ilegalmente le quitó como resultado de su invasión militar del 25 de julio de 1898.

    EEUU, hasta hoy, ha ignorado las 33 resoluciones de la ONU para descolonizar a Puerto Rico. Para esconder eso, y para aparentar ser democrático, EEUU ha querido empujarnos plebiscitos para que los puertorriqueños decidan si queremos continuar siendo su colonia, convertirnos en un estado de EEUU, o descolonizarse (independencia) como lo ha determinado la ONU.

    El problema con los plebiscitos que empuja EEUU es que:

    1. No cumple con la ley internacional de que una nación no puede tener una colonia.
    2. No cumple que la solución de la ley internacional es que la nación que tiene la colonia tiene que entregarle su soberanía.
    3. No cumple con la ley internacional en cuanto a que para decidir libremente lo que quiere un pueble, primero tiene que ser libre (descolonizado).
    4. Tiene 2 opciones que va en contra de lo que un pueblo colonizado puede escoger- continuar siendo una colonia e integrarse al imperio. Solo la opción de integrase al imperio sería posible cuando la colonia primero tenga su soberanía y luego lo decida así.

    Por eso, tenemos que hacer 3 protestas anualmente hasta lograr que EEUU cumpla con la descolonización inmediata de Puerto Rico.

    José M López Sierra
    www.TodosUnidosDescolonizarPR.blogspot.com

     

Publicar un comentario

<< Home